Investigación

UNA PANDEMIA EN PERSPECTIVA (36)

UNA PANDEMIA EN PERSPECTIVA. NO 36

UNIVERSIDAD HISPANOAMERICANA

ESCUELA DE MEDICINA. COORDINACIÓN DE INVESTIGACIÓN

DR. Ronald Evans-Meza, MSc Roger Bonilla-Carrión, Dr Roberto Salvatierra-


La pandemia continúa con sus altibajos, en ocasiones bastante sorprendentes, tanto que algunos expertos, como Lorenzo Richiardi, demógrafo y epidemiólogo italiano, la consideran como un yoyo, que sube y baja caprichosamente. Así ha sucedido en nuestro medio. Después de tocar techo, comenzó a disminuir la curva de casos, para detenerse tiempo después y más adelante, subir a continuación, sospechándose que asistíamos a una segunda ola. Luego, durante dos semanas, tuvimos una “meseta”, de aparente calma. Ahora, analizando el comportamiento de la pandemia en la semana pasada, notamos que nuevamente desciende levemente, como lo comprueba el promedio de casos diarios, que fue 918, a diferencia de los 1043 de la semana previa, para una disminución de un 13,6 %. En términos de tasas para Costa Rica se pasó de una de 203,3 a 179,1 por millón de habitantes para la semana pasada, lo que representa un bajón de un 13,4 %.

En lo que respecta a provincias tenemos que Limón, Guanacaste y Puntarenas continuaron teniendo las tasas más elevadas del país. Las más bajas correspondieron a Cartago, San José, Heredia y Alajuela, en ese orden respectivo. Prácticamente no hubo cambios en este sentido con respecto a la semana anterior.(cuadro 1).

Afortunadamente el Índice de Reproducción bajó ostensiblemente ya que se obtuvo un Rt de 0.93 y se mostró por debajo de uno (Rt<1) en todas las provincias con la excepción de Limón (Rt 1,02). Las provincias que mostraron mayor progreso en relación a semanas anteriores fueron las de Alajuela y Heredia.

La noticia negativa fue el exceso de ocupación de camas con pacientes con Covid 19, incluyendo en las UCI. Ello viene siendo un reflejo del aumento de casos que hubo en las semanas anteriores. Lo mismo sucede con la mortalidad, pero en este caso, el intervalo entre la infección y la muerte es aun mayor, ya que oscila entre 17 y 21 días. Es decir, los muertos que ocurren hoy son los casos que fueron diagnosticados dos o tres semanas atrás.

La gravedad de la pandemia de Covid19, como se conoce, no es dada por el índice de reproducción sino que es producto, aparte de la magnitud del número de casos, de la mortalidad y de la letalidad que causa el agente causal. La mortalidad en Costa Rica, como lo hemos señalado en números anteriores, viene aumentando fuertemente en los últimos meses y es muy factible que, en este mes de diciembre, se ubique en un promedio diario de 20 muertes. La letalidad, es decir, el producto de la división entre el número de casos diagnosticados y las muertes, todavía sigue siendo bajo en Costa Rica, cuando se comparara con otros países, circunstancia afortunada que habla de la robustez de nuestro sistema de salud. Sin embargo, la atención de los pacientes hospitalizados es muy costosa y eso genera un debilitamiento presupuestario de la CCSS, aparte del desgaste físico y mental de sus trabajadores, que se incrementa conforme pasa el tiempo de trabajo incesante.

En esta semana se ha iniciado la aplicación de la vacuna en Inglaterra y se espera que ello ocurra en los Estado Unidos antes de que termine el mes. De hecho, se anuncia que el jueves 10/12, la FDA otorgará el permiso oficial que permitirá su utilización de inmediato. Nosotros, esperamos tenerla durante el próximo trimestre, al menos para que sea aplicada en los grupos conocidos de alto riesgo. Entonces, con algún optimismo, podemos decir, que ya se ve la luz al final del túnel. Recordando las viejas películas de vaqueros, se nos dice eufóricos “ya viene la caballería a socorrernos”. Aunque falta todavía mucho trecho para tener resuelto el problema de la pandemia, el peor o más grave de todos los que ha tenido la humanidad en tiempos de paz, ahora sí podemos contar con un instrumento, qué, a través de la historia, ha podido lograr salvar más vidas que cualquier otro. Desde Jenner, el gran médico descubridor de la vacuna antivariólica, hasta nuestros días. Y la ventaja es que ahora tendremos no solamente una clase de vacuna contra el coronavirus, sino varias en donde escoger. Hoy 9/12,se anuncia que los Emiratos Árabes Unidos ha dado autorización para que una vacuna china contra el Covid 19 de tipo inactivada, pueda ser aplicada en ese país (ver cápsulas). . De manera tal qué, si una persona desconfía de alguna en particular, podrá seleccionar otra más confiable.

PREVALENCIA ACUMULADA DESDE EL INICIO DE LA PANDEMIA.

En las últimas semanas nos habíamos enfocado principalmente en las incidencia de casos de Covid 19 y dejado a un lado la prevalencia, es decir, los casos acumulados desde un principio de la pandemia, especialmente para seguirle el pulso actual al proceso. Ahora, interesas también conocer hasta el momento, cómo ha afectado el coronavirus a las provincias y cantones del país.

En el cuadro 3 obtuvimos las tasas de todas las provincias y de todos los cantones de Costa Rica. Por provincias, la más afectada ha sido San José con una tasa de 31.183 casos por millón de habitantes. Le sigue Heredia, con 30.708 casos por millón. En tercer lugar se ubica Alajuela con una tasa de 26.579. Le siguen Limón ( 24.326 por millón), Puntarenas (23.930) Cartago con 18.803 y por último, Guanacaste con una tasa de 18.436).Por la tendencia existente hasta el día de hoy, ésta provincia sobrepasará a Cartago, que finalizará muy pronto en el último lugar. (cuadro 4).

En el cuadro 5 presentamos los veinte cantones con las tasas más elevadas de Covid 19 en el país. Del total, 8 cantones corresponden a la provincia de San José, seis a Heredia, 3 a ¨Puntarenas, dos a Alajuela, uno a Limón. Cartago y Guanacaste no figuran con ningún cantón entre los veinte que tienen la tasa más alta.

Se insiste en que el análisis se hizo con tasas y no con números absolutos, para evitar la distorsión que tiene el hecho de que algunas provincias, como por ejemplo San José tienen una gran población y por ende, acumulan muchos casos. Al dividir los casos entre la población, se corrige este sesgo.