Investigación

UNA PANDEMIA EN PERSPECTIVA (42)

UNA PANDEMIA EN PERSPECTIVA No 42

 UNIVERSIDAD HISPANOAMERICANA

ESCUELA DE MEDICINA. COORDINACIÓN DE INVESTIGACIÓN

Dr. Ronald Evans, MSc. Roger Bonilla, Dr Roberto Salvatierra, Lic. Laura González.

La pandemia sigue su marcha letal en el mundo y en su cuenta ya ha causado más de dos millones de muertes y está muy cerca de arribar a los cien millones de casos. En Costa Rica, ya bordeamos las dos mil quinientas defunciones y nos acercamos a paso seguro, a los doscientos mil casos. Y por varios meses más, las cuentas de la pandemia en ambos indicadores continuarán creciendo más, ya que pese a la aparición y puesta en práctica de las vacunas, estas tardarán más de lo deseado, en surtir el efecto de paliar la pandemia. Tenemos, entonces, que seguir dependiendo por un tiempo, de las medidas incómodas, molestas, desagradables, que han atenuado y contenido el desboque total del coronavirus.

Precisamente a nivel mundial y nacional, las noticias relacionadas con el Covid 19, han tenido que ver con las vacunas y con las variantes del virus encontradas en el Reino Unido, Sur África y más recientemente en Brasil (Manaos). En cuanto al primer punto, es de resaltar los diferentes tropiezos que han tenido varios países para cumplir con sus planes de vacunación. Salvo los casos de Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Baharain, el Reino Unido y los Estados Unidos, casi todas las demás naciones han tenido problemas con el número de dosis disponibles, para inmunizar a un porcentaje adecuado de sus poblaciones. El laboratorio Pfizer y su socio alemán, se ha visto en dificultades para abastecer a los numerosos solicitantes y ha tenido que distribuir su producción en pequeñas cantidades, salvo para aquellos países muy desarrollados, que pagaron por adelantado, grandes cantidades de dinero para asegurar así, el recibir un número adecuado de dosis. En el caso nuestro, estamos recibiendo alrededor de 30.000 dosis semanales, que en el mejor de los implicaría vacunar a unas 15.000 personas para dicho lapso (que en la práctica han sido muchas menos), lo que garantiza para el momento actual, un ritmo muy inadecuado, que no da esperanzas para el cumplimiento de las metas impuestas por el gobierno nacional. Además, ya en la presente semana estamos sufriendo el anunciado recorte de producción que anunció la compañía Pfizer tenía que hacer por espacio de dos o tres semanas, para ajustes en sus fábricas.

Por consiguiente, se requieren medidas extremas y rápidas para enfrentar este dilema. Exactamente como cuando se está en una guerra y se hacen a un lado las medidas que obstruyen el esfuerzo bélico nacional para ganar el conflicto. Se debe apurar el ingreso de las demás vacunas, con cuyas compañías productoras se habían previamente establecido acuerdos. Al menos, una de ellas, la Oxford-Astra-Zéneca se está aplicando en el Reino Unido y en otros países, de manera tal que ya debería estar ingresando al país. Se conoce que los laboratorios y fábricas de la empresa están en capacidad de producir cantidades de dosis de vacuna superiores a las de cualquier otra empresa de este tipo en el mundo. Por otra parte, tiene ventajas innegables: es la más barata de las que existen en el mercado o pueden llegar a él. Es más estable, por lo que no requiere bajísimas temperaturas para su conservación, por lo que la logística para su aplicación es menos complicada que la de otros laboratorios. Sin embargo, hasta donde sabemos, a esta vacuna se le ha asignado menos recursos económicos para su compra, en relación con los otros dos suplidores contactados. Vistas sus ventajas y el precario suministro de vacunas por parte de la empresa Pfizer, nos parece que el gobierno debe replantear sus planes de compra de vacunas y acelerar hasta donde sea posible, la llegada del producto de Oxford-Astra-Zéneca.

El otro suministrador es COVAX, que es el programa diseñado por la OMS para la compra de vacunas en contra del Covid-19, a precios más económicos, con el fin de que las naciones en desarrollo tengan la oportunidad de recibir productos para inmunizar a su población y así protegerse de la pandemia. Hasta donde conocemos, todavía COVAX no ha logrado entregar dosis de vacunas a ningún país y más bien leímos una noticia que informaba que tenían problemas en la compra a varios laboratorios. El gobierno debe estar enterado de la situación real y debería hacerlo conocer a la población costarricense, para saber a qué atenerse.

Una nota discordante en la campaña nacional de vacunación en contra del COVID19 ha sido la no aplicación estricta de prioridades para poder ser inmunizado. La prensa ha revelado que personal de la CCSS, de tipo administrativo o no tener que estar atendiendo pacientes con la enfermedad, ha recibido la vacuna. De ser cierta la información, se trataría de una anomalía grave, que debe ser corregida de inmediato por las autoridades. Ante la escasez de vacunas, la priorización estricta, diáfana y transparente para ser vacunado, es una condición indispensable para contar con el apoyo público.

En esta nota pandémica número 42 tenemos la agradable sorpresa de incluir un aporte muy singular y valioso (“Evolución del índice de Reproducción y de los cantones en zona roja durante las últimas semanas) de la periodista de la UH, Licenciada Laura González, quién desde la primera salida de “una pandemia en perspectiva”, ha venido colaborando con nosotros, de manera muy eficaz, sirviendo de enlace y difusión con sus colegas de los diferentes medios de comunicación. En este sentido, su ayuda ha sido de un innegable valor y con el tiempo, ella, al haberse compenetrado tanto con nuestro trabajo, ha trascendido su función específica y cada día más, nos ha venido aportando ideas y sugerencias para mejorar el trabajo grupal. Por tal razón, la consideramos con toda justicia, el cuarto miembro del equipo de coordinación de investigación de la Universidad Hispanoamericana.

INCIDENCIA NACIONAL, POR PROVINCIAS Y POR CANTONES

MONITOREO SEMANAL.

El taimado y dañino virus que nos azota desde marzo del año pasado, sigue dando muestras de su errática y volátil conducta en el país, sin dar señales de tener una tendencia predecible. Venimos de tres semanas consecutivas de ascenso en sus tasas de incidencia y del índice de reproducción y ahora, nuevamente detiene un poco su paso asolador para darnos algún respiro. Pareciera que juega con nosotros, alentando unas veces el optimismo, para luego al poco tiempo, asestarnos otro golpe. Pareciera decirnos: no se hagan ilusiones, estaré entre ustedes por mucho tiempo, hagan lo que hagan. Depende entonces de nosotros, hacer que no se cumplan sus intenciones. En este empeño, tiene que involucrarse todo el país.

Para la semana pasada, a nivel nacional el promedio diario de casos disminuyo a 898, ya que en la semana antepasada había sido de 1040 casos. Es decir, bajó en 142 casos, lo cual representa una disminución de 16 %. En todas las provincias, con excepción de Guanacaste, igualmente disminuyó el número promedio de casos diarios.

La tasa de incidencia semanal del país pasó de 209,9 por millón de habitantes a 175,2, lo que equivale a una disminución de 20 %. Todas las provincias sin excepción disminuyeron sus tasas de incidencia durante la semana pasada.

El Índice de Reproducción para todo el país bajó notablemente, puesto que de un Rt de 1,12 para la semana antepasada, pasó ahora a 0,89, lo que indica que descendió en un 25,8 %. Todas las provincias disminuyeron su Rt, con valores por debajo de 1, salvo Guanacaste que obtuvo un Rt de 1,00.

Con respecto a los cantones tenemos la siguiente información, de acuerdo con la clasificación que hemos hecho de ellos, de acuerdo a la magnitud de sus tasas de incidencia. En este grupo ahora están ubicados 14 cantones, es decir, 4 cantones menos que en la semana antepasada.


EVOLUCIÓN DEL ÍNDICE DE REPRODUCCIÓN Y DE LOS CANTONES EN ZONA ROJA EN LOS ÚLTIMOS MESES

Desde el inicio de la pandemia en Costa Rica, los indicadores del Índice de Reproducción Básico (Rt) han reflejado un comportamiento inestable con ascenso, descensos y pequeñas mesetas. Un ejemplo de ello es el periodo del 20 de octubre del 2020 al 16 de enero del 2021, a lo largo de 14 semanas, el Rt a nivel nacional estuvo en un rango de 0.89 a 1.12. Precisamente, este último ha sido la cifra más alta hasta la fecha.

Este mismo comportamiento se da en el Rt por provincias que ha fluctuado entre 0.77 hasta 1.30 en el periodo del 10 de octubre del 2020 al 16 de enero del 2021.